Victoria aplastante del taxi: ¿qué va a pasar ahora con Uber y Cabify en España?

MANUEL ÁNGEL MÉNDEZ

El Supremo ha cerrado las puertas a la liberalización de las VTC y hay vencedores y vencidos. Entre los primeros, el taxi y Cabify. Uber es el gran perdedor, pero no está todo dicho

Todas las quinielas les daban por muertos, y no solo han sobrevivido, sino que además han ganado una enorme batalla y, con ella, casi la guerra al completo. La sentencia emitida ayer por el Tribunal Supremo, avalando las trabas que impone la ley a la actividad de Uber y Cabify, supone la mayor victoria judicial del taxi de los últimos años. El alto tribunal ha cerrado la puerta a una liberalización plena que habría puesto en bandeja a Uber el mercado de las VTC al completo en nuestro país. Eso no ha ocurrido y ahora tanto el taxi como Cabify, que veía peligrar su existencia, respiran aliviados. Hay claros vencedores y vencidos tras la sentencia, pero la pregunta clave va más allá: ¿qué va a pasar a partir de ahora?

La sentencia del Supremo ha bloqueado un escenario que hubiera sido mortal tanto para el taxi como para Cafiby. De haber tumbado el alto tribunal las dos principales trabas administrativas a la actividad de los coches VTC (el polémico ratio 1/30 -no puede haber más de un coche VTC por cada 30 taxis- y el ratio 80/20 de territorialidad -un coche VTC no puede desarrollar más del 20% de su actividad fuera de la Comunidad en la que se le ha concedido la licencia-), se habría producido una avalancha de nuevas licencias VTC.

Solo en Madrid, tal y como adelantó Teknautas, la Comunidad recibió 120.000 peticiones entre noviembre de 2015 y hasta mediados del mes pasado. En toda España, la cifra total superaba las 200.000 peticiones. La eliminación de las trabas del 1/30 y el 80/20 por parte del Supremo hubiera supuesto el fin definitivo del taxi, pero también de Cabify, que no habría podido competir con un gigante como Uber. ¿Cómo arrebatarle esas licencias a Uber, que cuenta con más de 22.000 millones de financiación para hacerse con ellas a golpe de talonario, cuando tú solo tienes 500 millones? Les hubiera sido imposible competir.

“Uber tenía muchísimo que ganar y muy poco que perder”, explica una fuente del sector tras conocer la sentencia del Supremo. Podría haber ganado el mercado español al completo pero, de momento, se va a quedar como está. “Todo el mundo habla del taxi como gran vencedor. Es obvio. Han ganado. Pero Cabify sale igual o más beneficiado. Si el Supremo hubiera liberalizado habrían tenido que malvender la empresa. Ahora ganan tiempo y podrán conseguir otra ronda de financiación e hinchar algo su precio”, explica otra fuente del sector consultada.

Tras la sentencia del Supremo, las dudas sobre qué ocurrirá a medio e incluso largo plazo quedan bastante más despejadas. El taxi se asegura cierta tranquilidad. “Hemos ganado una batalla, pero seguimos en la guerra. Ahora vamos a luchar porque se cumpla el 1/30, en Madrid ya rondamos el 1/5, pero desde luego estamos muy contentos. Se han salvado a más de 100.000 familias”, explica Julio Sanz, presidente de la Asociación Nacional del Taxi. Por su parte, Uber y Cabify tendrán que pelear ahora por el pastel restante, que es mucho más pequeño de lo que esperaban.

“Quedan por aprobarse 10.000 licencias del periodo 2013-2015. Ya no habrá más. Y Uber puede quedarse con ellas”

Ahora mismo en España hay casi 7.000 licencias VTC operativas. De ellas, Cabify controla la gran mayoría a través de acuerdos con socios o participadas: unos 5.500 permisos. Pero la clave apunta a lo que está por llegar. “Quedan por aprobarse unas 10.000 licencias correspondientes al periodo 2013-2015. Ya no habrá más. El Supremo las está aprobando todas y Uber es quien tiene el poder económico para hacerse con esos permisos restantes y controlar el mercado”, señala una fuente del sector.

Una prueba de la determinación de la multinacional estadounidense está en la expansión que acaba de anunciar hoy en la Costa del Sol. La compañía aterriza en Málaga (con 200 coches), Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Mijas y Marbella. Y no solo eso. Estrena también un servicio llamado UberSOL para complementar el AVE entre Málaga y Madrid, con descuentos del 20% hasta el 31 de agosto en viajes hacia o desde las estaciones de AVE de las dos ciudades. El movimiento es redondo: los turistas que llegan a España lo hacen con la aplicación de Uber instalada en sus móviles, no conocen ese ‘unicornio’ español llamado Cabify.

Así las cosas, tanto el decreto-ley del (desaparecido) Gobierno del PP primero como la sentencia del Supremo después van conseguir algo que parecía imposible hace unos meses: una cierta calma, el mantenimiento del ‘statu quo’ para que tanto taxistas y VTC puedan convivir en un mercado regulado. ¿Hasta cuando? Una liberalización habría supuesto a buen seguro la entrada de otros gigantes como la china Didi o la estadounidense Lyft, pero en el actual mercado regulado, ¿merece la pena? “A la china Didi le sobra el dinero. Podría llegar y comprar Cabify y casi todas las licencias si se lo propusiera”, señala una fuente consultada. ¿Ocurrirá? Toca esperar a la siguiente batalla del taxi.

Fuente: https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2018-06-05/taxis-uber-cabify-vtc-tribunal-supremo_1573701/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *